Noche 3

Las ondas hertzianas me traen ecos tristes del Barroco.
Leo los Sueños y ensoñaciones que la Dama Sarasina escribiera hace mil años.
Por la ventana se despide el día.
Mi corazón intenta sonreír pero solo produce una mueca.
La noche, una vez más, llega victoriosa y señorea mi casa.

Anuncios

Acerca de Ch. Abada

Escribo (torpemente) para encontrar personas y (quizá) para encontrarme a mí mismo. Todavía no tengo claro (ni siquiera después del excelente tratamiento de mi psiquiatra MS) si soy un débil que se hace el fuerte (para disimular su miedo ante los poderosos) o soy un fuerte que se hace el débil (para llamar la atención de las personas generosas). Con Terencio, «Nada humano me es ajeno»; con Goya, «Aún aprendo».
Esta entrada fue publicada en Nochario de Adán y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Noche 3

  1. Violeta Pita dijo:

    Hola. Gracias a ti y a los ecos tristes del barroco. La Dama Sarasina debía de tener un gran sufrimiento, e igual que ella, a veces nuestra boca se obliga a hacer amagos de sonrisa, pero nuestro corazón sangra de dolor. Abrazos guapo.

  2. Ch. Abada dijo:

    Gracias, Violeta. Me gustaría que leyeras (y participaras en) el cuento de «La princesa y los cinco sentidos».
    Un cariñoso abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s