Claro de luna (adagio) – Beethoven

   (Paso a paso / como todo lo que el hombre hizo en la Historia… / Pero de vez en cuando una zancada / y un vuelo al Infinito.)

Camina, hombre, camina. Se acaba el día, el sol no te ayuda, tu cuerpo está cansado tras la larga jornada… pero tú debes seguir caminando, siempre hacia adelante. La noche parece poderosa, sin luces en el cielo, con sombras obsesivas… pero tú debes seguir caminando. Todo te invita a desistir, a caer, a resignarte… pero tú debes seguir caminando: tras las sombras, tras la noche, hay futuro, hay horizonte. Camina, hombre, camina… Porque, al final, la luna vendrá en tu ayuda e iluminará tu camino: tu cuerpo se erguirá, tu sangre recuperará el pulso y tus pasos se harán firmes, seguros, optimistas. Camina, hombre, camina: la Luna ha de salir a tu encuentro.

Anuncios

Acerca de Ch. Abada

Escribo (torpemente) para encontrar personas y (quizá) para encontrarme a mí mismo. Todavía no tengo claro (ni siquiera después del excelente tratamiento de mi psiquiatra MS) si soy un débil que se hace el fuerte (para disimular su miedo ante los poderosos) o soy un fuerte que se hace el débil (para llamar la atención de las personas generosas). Con Terencio, «Nada humano me es ajeno»; con Goya, «Aún aprendo».
Esta entrada fue publicada en Emociones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s