S-04

Querida Seda:

[Septiembre 2012] Sé que me estás buscando, que me necesitas… ¿Cómo lo sé? ¡Lo sé, estoy seguro de ello! Sé que te sientes maltratada por la vida y por las personas más cercanas a ti. Sé que estás irritada y pesimista. Te comprendo aunque no es fácil comprender a una persona cuyas circunstancias son tan diferentes a las mías… ¿Tan diferentes? Quizá no tanto, quizá siendo de condición tan dispar hay algo en nosotros que nos aproxima y nos complementa. Es posible que la diferencia de origen, de edad, de sexo, de actividad, de familia, etc. no sea tan significativa como la coincidencia de que tú en tu adolescencia y yo en mi ya cercana vejez sufrimos la contradicción que, especialmente en estas etapas de la vida, se produce entre lo que se desea y lo que se puede conseguir, entre el cuerpo y el espíritu. Quizá ambos nos sentimos poco comprendidos, vulnerables frente a la estupidez y el egoísmo y, sobre todo, frente a nuestras contradicciones interiores… Y por eso nos necesitamos mutuamente. Tú necesitas de mí, por eso me buscas y yo necesito de ti y te espero cada día y sueño con el reencuentro reconciliador, vivificador. ¡Nos encontraremos, mi querida Seda! Volveremos a charlar, a discutir, a jugar, a influir el uno en el otro, a ayudarnos mutuamente a seguir nuestros caminos, a vencer tantas y tantas dificultades con que nos enfrentamos. Y volveré a recibir tu sonrisa, tu mirada, tu curiosidad, tu peculiar manera de afrontar el acontecer de cada día y tú recibirás mis consejos y advertencias, mi resistencia al pesimismo. Y aprenderemos el uno del otro como hemos hecho desde el primer instante en que coincidimos en este mundo revuelto y peligroso y, sin embargo, tan lleno de vida y horizontes.

Con mi cariño de siempre. Ch. Abada 

Anuncios

Acerca de Ch. Abada

Escribo (torpemente) para encontrar personas y (quizá) para encontrarme a mí mismo. Todavía no tengo claro (ni siquiera después del excelente tratamiento de mi psiquiatra MS) si soy un débil que se hace el fuerte (para disimular su miedo ante los poderosos) o soy un fuerte que se hace el débil (para llamar la atención de las personas generosas). Con Terencio, «Nada humano me es ajeno»; con Goya, «Aún aprendo».
Esta entrada fue publicada en Cartas a Seda. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a S-04

  1. Ana dijo:

    Es vibrante como describes !!!

    • Ch. Abada dijo:

      ¡Gracias, Ana!
      Intento escribir de forma que se produzca en el lector un encuentro entre la razón y la pasión… Lo que pasa es que escribir bien, reflejar fielmente en el texto lo que imaginamos, es muy difícil, muy difícil…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s